This text will be replaced

X-MEN ORÍGENES: WOLVERINE

FÁBULA DE DOS INMORTALES

Por: Alejandro Leal

X-Men Orígenes: Wolverine (X-Men Origins: Wolverine, 2009) cuenta con un director que pareciera poco adecuado para este tipo de filme, el sudafricano Gavin Hood, quien se dio a conocer por Tsotsi (2005), ganador del Oscar para Mejor Película Extranjera; sin embargo, Hood resulta tener otra faceta al haberse desempeñado como actor en cintas no precisamente de avanzada como las sagas de Kickboxer y Operation Delta Force. Así las cosas, el que esté a cargo de Wolverine no resulta tan derscabellado, siendo este trabajo un punto intermedio entre las dos caras de Hood.

Wolverine cuenta con una labor argumental que denota respeto y conocimiento de la genealogía del personaje en el universo del comic a través del guión desarrollado por David Benioff (Cometas en el Cielo, 2007) y Skip Woods (Hitman, 2007; Swordfish, 2001), quienes con su trayectoria demuestran una vez más el ejemplo de la dualidad entre lo artístico y lo abiertamente comercial que rodea a Hood y su presencia en esta película. Incluso, el par de guionistas se dan el lujo de jugar con un aspecto de la historieta que ha sido ambiguo, el asunto del nexo familiar entre Wolverine y el villano Dientes de Sable, dejando de lado el asunto de padre-hijo que alguna vez se manejó y se desechó en Marvel, aventurándose a empatarlos como medios hermanos en el filme.

Si en X-Men (2000) el personaje apareció como un esbirro más de Magneto, ahora se reconoce su importancia en la vida de Wolverine (Hugh Jackman, quien se mostró emocionadamente solidario con los mexicanos por el asunto de la influenza en la premiere que TuCinePortal.com ofreció a sus usuarios en el Auditorio Nacional).

Después de luchar juntos desde el siglo XIX en la guerra civil estadounidense, las dos guerras mundiales y Vietnam, este par de inmortales (su factor de sanación les permite sobrevivir a todo) se distancian dada la brutalidad de Dientes de Sable (Liev Schreiber) luego de ser reclutados por el Coronel William Stryker (Danny Huston) para las incursiones militares del Equipo X.

Con un trepidante inicio (ojo a la bien realizada secuencia de créditos iniciales), el filme aborda con sencillez la trama, inmersa en abundante acción, dejándonos saber lo que Wolverine ha olvidado en el futuro.

Para quienes salen como disparados del cine, no lo hagan esta vez. Al término hay dos escenas entre los créditos finales.

X-Men Orígenes: Wolverine (X-Men Origins: Wolverine, Estados Unidos, 2009). Dirige: Gavin Hood.Guión: David Benioff y Skip Woods. Fotografía: Donal McAlpine. Música: Harry Gregson-Williams. Con: Hugh Jackman, Liev Schreiber, Danny Huston, Taylor Kitsch, Lynn Collins, entre otros. Duración: 107 minutos.

Director General: Alejandro Leal - Editora en Jefe: Lucía M.Valle

Colaboradores: Ana Carla Díaz, Mario Villanueva S. y Perla Schwartz. Asistente Editorial: Maricela Olmos.

Copyright © 2000-2009 TuCinePortal.com - Prohibida la reproducción parcial o total

Foro

DVD

Promociones

Archivo

Soundtracks

Cine en Libros

Cine en TV

Cine Biografías

Checa tu Cartelera