SED DE SANGRE

UNA ANTICONVENCIONAL PELÍCULA DE VAMPIROS

Por: Perla Schwartz

Sin lugar a dudas el coreano Park Chan-Wook es uno de los cineastas más interesantes e innovadores de su país, bastó la Trilogía de la Venganza para dar muestra de su inagotable creatividad y búsqueda visual y expresiva. Ahora nos entrega Sed de Sangre (Thirst), una anticonvencional película de vampiros en la que no hay colmillos, estacas o crucifijos, más bien lo vampiresco se desencadena con algunos tintes místicos o religiosos.

La propuesta es interesante, sin embargo se nota que el director coreano se emocionó al hacer entrega de un filme que dura 2 horas 13 minutos, que con media hora menos de metraje hubiera quedado más redonda y menos dispareja, porque si bien es cierto que hay grandes momentos hay otros que caen en la reiteración gratuita.

Filme híbrido que entremezcla lo macabro con el horror, teniendo por centro una cruel historia de amor, donde prevalecen las culpas y la lujuria. Redundante y caprichosa, al tiempo que atractiva y repelente, pero preferible a la saga de Crespúsculo.

La historia, que tiene algunos puntos en común con la novela Therese Raquin de Emile Zolá, cuenta el cómo un infortunado experimento médico convierte a un devoto sacerdote en vampiro. Él es sumamente respetado por dar ánimos a los pacientes de un pequeño hospital, es un hombre que se encuentra consternado por el derrumbe del mundo que le ha tocado vivir, donde el sufrimiento y la desolación están a la orden del día.

Park Chan-Wook no queda ahí, lleva a su sacerdote-vampiro a África donde es contagiado por un virus mortal; se salva de milagro, se transforma en un curandero chamán muy solicitado por peregrinos de diversos lugares, pero su situación se complica al conocer a Tae Ju, una bella mujer casada, hermana de un amigo de la infancia.

Es en ese momento cuando Sed de Sangre se torna vertiginosa y confusa a un mismo tiempo. Ambos personajes viven su pasión hasta sus últimas consecuencias; vampiros ambos, su devenir estará asegurado incluso en el fuego del infierno.

Sin duda, la película es interesante y propositiva, pero su gran defecto es su duración, como ya se apuntaba. Lo que sí se agradece son las aportaciones de Chan-Wook a un subgénero que aún tiene alternativas de ser diferente.

Sed de Sangre (Thirst, Corea del Sur, 2009). Dirige: Park Chan-Wook. Guión: Park Chan-Wook y Seo Gyeong Jang. Fotografía: Jeong Hun Jeong. Música: Young-ook Cho. Con: Song Kang-ho, Kim Ok Bin, Mercedes Cabral, entre otros. Duración 133 minutos.

Director General: Alejandro Leal - Editora en Jefe: Lucía M.Valle

Colaboradores: Perla Schwartz, Leonardo David Leal, Ana Carla Díaz y Mario Villanueva S. Asistente Editorial: Maricela Olmos.

Copyright © 2000-2010 TuCinePortal.com - Prohibida la reproducción parcial o total

Foro

DVD

Promociones

Archivo

Soundtracks

Cine en Libros

Cine en TV

Cine Biografías

Checa tu Cartelera