This text will be replaced

PROMETEO

CUASI PRECUELA DE ALIEN SÓLO PARA ENTENDIDOS

Por: Alejandro Leal

Una primera vista de Prometeo (Prometheus, 2012), sin antecedente alguno en mente, ofrece una idea que promete mucho y entrega a cambio una historia que se antoja incongruente, la cual da por sentado cuanto sucede con una estructura cuyos elementos se amoldan rápida, fríamente y sin mayores explicaciones; empero, ocurre que Ridley Scott retoma uno de sus mayores hitos, Alien: El Octavo Pasajero (Alien, 1979), para forjar una cuasi precuela con visos a constituirse en franquicia propia, valiéndose incluso de guiños a su Blade Runner (1982).

Es por ello que más vale ver el filme tomando en cuenta su nexo con Alien, en el entendido de que no sólo tiene que ver con aquella producción y la saga fílmica resultante, sino con todos sus derivados tanto en comics, libros y videojuegos. De esta forma, una críptica y breve secuencia de la cinta de 1979 sirve de fundamento para armar la trama de Prometeo en base al misterio que aquélla planteó en torno al gigante que Kane (John Hurt) y compañía encuentran.

A esa especie, que fue llamada después por los fans como Space Jockey, Piloto, Mundus Gubernavi (Piloto Universal) y Mala´kak, es a la que Scott consagra la película para satisfacción de quienes durante 33 años se habían tenido que conformar con interpretaciones alternas sobre la identidad del inerme personaje de elefantiásica faz y la naturaleza de los suyos, conocidos ahora como Ingenieros.

Recurriendo a la teoría de que la vida en la Tierra fue insertada por alguna inteligencia extraterrestre, la anécdota comienza sugiriendo tal primero a través de un humanoide que combina su ADN con la biología terrícola y luego con el descubrimiento de un mapa estelar representado en manifestaciones gráficas de diferentes culturas antiguas. Acto seguido, la nave Prometeo vuela por el espacio en busca del hogar planetario de los Ingenieros, bajo el auspicio de la siempre malévola Corporación Weyland, cuyo fundador el anciano Peter Weyland (Guy Pearce) viaja sin que el grueso de la tripulación lo sepa.

Al arribar, los hallazgos los intrigan: la gigantesca escultura de una cabeza, recipientes con extraño material biológico, mortales criaturas serpentinescas, etc. La arqueóloga Elizabeth Shaw (Noomi Rapace, desvaída émula de la aguerrida Ripley) y el androide David (Michael Fassbender, el más notable del elenco) se apoderan de la trama, la cual nos conduce hacia la creación de una nueva especie, que a estas alturas de la cronología es un proto-Alien.

En cuanto a los Ingenieros su presentación confunde ya que, sin mediar razones, o son creadores o tienen aviesos propósitos para con la Tierra. Si bien es cierto que en las exégesis que de éstos se han hecho han aparecido de una u otra forma, a Ridley Scott le correspondía clarificar de una vez por todas en el canon oficial del universo Alien su naturaleza, en vez de regodearse con la ignorancia al respecto.

Prometeo (Prometheus, Estados Unidos, 2012). Dirige: Ridley Scott. Guión: Jon Spaihts y Damon Lindelof. Fotografía: Dariusz Wolski. Música: Marc Streitenfeld. Con: Noomi Rapace, Michael Fassbender, Logan Marshall-Green, Charlize Theron, Idris Elba, Guy Pearce, entre otros. Duración: 124 minutos.

Director General: Alejandro Leal - Editora en Jefe: Lucía M.Valle.

Colaboradores: Aldo Arancegui y Perla Schwartz.

Copyright © 2000-2012 TuCinePortal.com - Prohibida la reproducción parcial o total.

Foro

DVD

Promociones

Archivo

Soundtracks

Cine en Libros

Cine en TV

Cine Biografías

Checa tu Cartelera

 

 

 

TuCinePortal.com en Facebook