PENÉLOPE: UNA CHICA DIFERENTE

UN CUENTO DE HADAS CONTEMPORÁNEO

Por: Perla Schwartz

La alta burguesía no tiene una vida totalmente teñida de color rosa. La alta burguesía también sufre y tiene sus tropiezos por más que crean tener todo bajo control. El dinero no lo resuelve todo, al menos así queda planteado en la película Penélope: Una Chica Diferente, dirigida por el realizador canadiense Mark Palansky (quien anteriormente había filmado el cortometraje Shutter).

Lo primero que hay que agradecer a esta comedia de corte romántico es la bella fotografía de Michel Smathie, la cual está conformada por un ojo sensible, que sabe darle un especial matiz a cada uno de los escenarios donde se desarrolla la historia. Además de que la pareja protagónica tiene química entre sí y son dos buenos actores como es el caso de Christina Ricci, en el rol de Penélope y de James McAvoy como Max.

El planteamiento de Penélope: Una Chica Diferente es interesante, el filme retoma en cierto modo el personaje de La Cenicienta y lo trae a la época contemporánea, desafortunadamente, la anécdota se agota rápidamente y al estar a la mitad de la película, el espectador puede aburrirse de un modo terrible, se van repitiendo los mismos postulados, sin ofrecer puntos de vista novedosos.

Penélope tiene la desgracia, debido a una maldición que pesa en su familia, de haber nacido con una trompa de cerdo en vez de nariz (y ésta no es tan grotesca como pudiera pensarse). Es acosada por su neurótica madre (Catherine O´Hara), cuando está en edad a que encuentre a ese pretendiente que al amarla le ayude a romper con dicho hechizo.

Para la pobre chica será una tarea abrumadora y recibirá más de un desplante y subsecuentes groserías, además su fotografía de chica fenómeno será exhibida una y otra vez por la prensa amarillista. Llegará el día en que Penélope decide escapar de su casa y buscará ser ella misma, aunque los primeros días esconda la mitad de su rostro bajo una multicolor bufanda, en un bar conocerá de manera casual a una amiga (Reese Whiterspoon), que la ayudará en su “viaje de iniciación”.

No hace falta contar más de la historia, después del encuentro de ambas mujeres es cuando la película de Palansky se torna muy aburrida, aunque en ningún momento se le puede negar su buena factura cinematográfica y su solvencia técnica.

En sí lo que la película, como buen cuento de hadas tiene como moraleja que a final de cuentas importa más la belleza interior que el aspecto externo y que en la medida que uno lo desee puede hacer cambios en su status existencial, tan solo es cuestión que uno se lo proponga. Insisto: la idea era buena, pero la presentación del tema se puede volver en momentos, exagerado, contradictorio y hasta cursi. Sin embargo, tal vez el público adolescente la pueda disfrutar plenamente.

Penélope: Una Chica Diferente. Título original: Penelope. Estados Unidos / Reino Unido, 2008. Dirige: Mark Palansky. Guión: Leslie Caveny. Fotografía: Michel Smathie. Música: Johny Talbot. Con: Christina Ricci, James McAvoy, Catherine O´Hara, Reese Whitespoon. Duración: 104 minutos.

Director General: Alejandro Leal

Editora en Jefe: Lucía M.Valle

Colaboradores: Ana Carla Díaz, Francisco Javier Quintanar, Julia Elena Melche, Mario Villanueva S. y Perla Schwartz. Asistente Editorial: Maricela Olmos.

Copyright © 2000-2009 TuCinePortal.com - Prohibida la reproducción parcial o total

Foro

DVD

Promociones

Archivo

Soundtracks

Cine en Libros

Cine en TV

Cine Biografías

Checa tu Cartelera