MAMMA MIA!

IMPOSTADA ALEGRÍA

Por: Alejandro Leal

Estrenado en Londres el 23 de marzo de 1999, el musical Mamma Mia! pronto se convirtió en un suceso internacional con adaptaciones en diez países –a los que pronto se agregará México–, que llamó la atención de Hollywood para producir, con la lucrativa industria de la nostalgia en mente, su propia versión. Con un éxito probado de tal magnitud y las inolvidables canciones del cuarteto sueco ABBA que conquistaron a nuestros corazones en los setentas, ¿qué podría fallar? Mucho, me temo, y fracasa en grande a pesar de ser realizada por Phyllida Lloyd, la directora de la puesta teatral británica original.

Sophie (Amanda Seyfried) está por casarse en la villa que posee su madre, Donna (Meryl Streep), en una isla griega. Como siempre ha querido saber quién es su padre, envía –sin que Donna lo sepa– invitaciones a tres posibles candidatos: Sam (Pierce Brosnan), Harry (Colin Firth) y Bill (Stellan Skarsgård), quienes arriban al lugar enterándose de que uno de ellos podría ser el padre de la novia, aunque ni la propia Donna sabe en realidad cuál de ellos es gracias a su descocado pasado.

En lo personal me gusta el cine musical y es una desgracia el que Mamma Mia! (2008) sea una decepción, tal y como lo fue recientemente Sweeney Todd: El Barbero Demoníaco de la Calle Fleet (Sweeney Todd: The Demon Barber of Fleet Street, 2007) –que no es una mala película sino un mal musical–, siendo lo mejor del género a últimas fechas Moulin Rouge: Amor en Rojo (Moulin Rouge!, 2001), Chicago (2002) y en mayor medida Hairspray: Suéltate el Pelo (Hairspray, 2007) con su gran corazón.

Es ese corazón el que le falta a Mamma Mia!, que peca de querer tener un ánimo que resulta fingido, una energía que es chocante de tan falsa, desempeños vocales tan pobres que en su intento de naturalidad resaltan la escualidez de la trama, un limbo temporal que apunta a que la anécdota se desarrolla quizá en los ochentas pero nunca se sabe si esto es así, pero sobre todo la mala percepción que se tiene del filme se debe a la inadecuada elección de Meryl Streep para cuya edad y perfil no le queda el desbordado personaje que interpreta, ello aunado a la fastidiosa presencia de Amanda Seyfried, quien con su falta de simpatía malogra al personaje de Sophie que debía ser una encantadora chica a la que se le perdonaría todo. Lo único rescatable es el rememorar las canciones de ABBA, pero para eso no es necesario ver la película.

Mamma Mia! (Estados Unidos, Reino Unido, 2008). Dirige: Phyllida Lloyd. Guión: Catherine Johnson. Fotografía: Haris Zambarloukos. Música: Benny Andersson y Björn Ulvaeus con sus propias canciones de ABBA. Con: Meryl Streep, Amanda Seyfried, Pierce Brosnan, Colin Firth, Stellan Skarsgård, entre otros. Duración: 108 minutos.

Director General: Alejandro Leal

Editora en Jefe: Lucía M.Valle

Colaboradores: Ana Carla Díaz, Francisco Javier Quintanar, Julia Elena Melche, Mario Villanueva S. y Perla Schwartz

Copyright © 2000-2008 TuCinePortal.com - Prohibida la reproducción parcial o total

Foro

DVD

Promociones

Archivo

Soundtracks

Cine en Libros

Cine en TV

Cine Biografías

Checa tu Cartelera