GANA PASES PARA PREMIERES, DVD´s, PLAYERAS Y MAS REGALOS EN PROMOCIONES -- CHECA LOS ESTRENOS PARA QUE ESCOJAS CUALES PELICULAS VER ESTA SEMANA -- REVISA LO NUEVO EN DVD -- TODO ESTO Y MAS SOLO AQUI, EN TuCinePortal.com

MALOS HÁBITOS

UN AFORTUNADO ACERCAMIENTO A UN SERIO PROBLEMA

Por: Francisco Javier Quintanar

Uno de los males preocupantes (y signo) de nuestro tiempo lo constituyen los desórdenes alimenticios. La bulimia y la anorexia son los más comunes, y al igual que otras pandemias del siglo XXI, se presentan en todos los estratos de nuestra sociedad; afectando principalmente al género femenino. Las razones por las cuales estos desórdenes se presentan son variadas, pero muchos especialistas parecen coincidir a que sus principales detonantes son una combinación de diversos factores: carencias emocionales y problemas psicológicos aunados a una vanidad desaforada, una necesidad de aceptación desproporcionada, y la imitación de modelos de belleza establecidos por la sociedad moderna y reforzados por medios como la televisión, las revistas de moda y la publicidad.

Irónicamente, una de las primeras reflexiones serias hechas en nuestro país sobre el tema, ha sido realizada por una personalidad que viene del medio publicitario: el creativo mexicano Simón Bross. Galardonado a lo largo de su carrera por sus exitosas campañas, Bross incursiona en el medio cinematográfico con Malos Hábitos, su opera prima, la cual tiene como tema central los dos principales desordenes que mencionamos líneas arriba.

Partiendo de un argumento original de Ernesto Anaya, el realizador relata, a través de las historias de tres personajes, algunos de los más terribles avatares de estas enfermedades. En primer lugar, tenemos al personaje de Elena, una joven madre que, al comenzar a obsesionarse con su apariencia, gradualmente cae en una espiral patológica característica de estos males. En su malsano descenso victimiza a Linda, su propia hija (el segundo personaje significativo de la trama), una tierna y regordeta niña en la cual su madre vuelca todas sus deseos y angustias, centrando sus esfuerzos en tratar de hacerla más delgada, aún a costa de poner en riesgo su vida. Otro afectado colateral de la enfermedad de Elena es Gustavo, su marido; quien gradualmente comienza a perder el deseo sexual hacia ella, y buscará satisfacer sus apetitos (gustativos y sensuales) en otra parte.

El personaje que completa el trío es Matilde, sobrina de Gustavo y Elena quien, tras un suceso significativo en su niñez, decide consagrar su vida a Dios y acoge las vestiduras religiosas. Pero en cuanto se recluye con unas monjas, comienzan a conjuntarse una serie de eventos que le hacen creer que posee una habilidad especial para lograr milagros, y que para que hacer que se cumplan, tiene que pasar por diversas privaciones, siendo la hambruna la principal de ellas.

A través de esta tripleta de mujeres, Bross desmenuza varios de los aspectos que conducen a diversas personas a la bulimia y la anorexia. La existencia de dichos personajes es dramáticamente marcada por estos padecimientos, y determinada por sus deseos, sus aspiraciones y finalmente, por sus obsesiones.

Dentro de la ensalada de eventos periféricos que rodean a los protagonistas, podemos encontrar diversas referencias por un lado, a la cultura de la delgadez obligada como estereotipo de belleza (y la cantidad de charlatanes y clínicas enfocadas a tal propósito), así como sus efectos devastadores que inclusive alcanzan a terceros (como cierta leyenda urbana referida (y dada por cierta) dentro de la cinta); y por otro lado, remite a varios de los denominados pecados capitales (como la Gula, la Lujuria, la Ira, el Orgullo y la Envidia, por mencionar algunos), a la vida de varios santos (que se autoflagelaban para alcanzar la santidad) e inclusive a una velada alusión al diluvio, representado por una lluvia ominosa que rodea a todos los personajes, y que es el catalizador principal de la hambruna más prolongada de Matilde.

Es precisamente la ambientación donde la película gana la mayor parte de su efectividad. Al crear dos universos visualmente muy opuestos para enmarcar las dos realidades en que Matilde, Elena y su hija coexisten. Por una parte, tenemos la oscurantista, austera y deprimente recreación de un convento que tiene que subsistir vendiendo comida y golosinas (que se contrapuntea con las visiones grandilocuentes y mesiánicas de Matilde); y por otra, el mundo pulcro, de blancura perpetua de la casa donde Elena y su hija viven, que se opone a las tinieblas mentales en las cuales sus habitantes se ven inmersos.

Tal vez el anterior sea el principal defecto de la trama: al intentar abordar tantos temas a la vez, la percepción es que algunos de ellos no se desarrollaron lo suficiente, mientras que otros se mencionan superficialmente. Además de que, dada la formación del realizador; se percibe cierta reminiscencia a anuncio publicitario tras sus planteamientos. Sin embargo, estos desperfectos son pecata minuta, y Bross logra sacar adelante su ambicioso proyecto, obsequiándonos una reflexión que, sin pretender ser aleccionadora o muy docta, mantiene un rigor y una coherencia que hacen de la cinta algo digno de verse. Malos Hábitos es, a mi parecer, una de las mejores películas mexicanas estrenadas este año.

Malos Hábitos. Dirige: Simón Bross. Guión: Ernesto Anaya y Simón Bross. Fotografía: Eduardo Martínez Solares. Música: Daniele Luppi. Edición: Adolfo Ibarrola y Raúl Martínez Resendez. Actúan: Ximena Ayala, Elena de Haro, Elisa Vicedo, Marco Antonio Treviño, Aurora Cano, Emilio Echevarría, Patricia Reyes Spíndola, Milagros Vidal, Héctor Téllez, entre otros. Duración: 94 minutos. México, 2007.

Director General: Alejandro Leal

Editora en Jefe: Lucía M.Valle

Colaboradores: Francisco Javier Quintanar y María Lourdes Alvizo - Asistente Editorial: Maricela Olmos

Copyright © 2000-2007 TuCinePortal.com - Prohibida la reproducción parcial o total

 

 

BÚSQUEDA EN TuCinePortal.com powered by FreeFind

Estrenos

Promociones

DVD

Archivo

Soundtracks

Cine en Libros

Cine en TV

Cine Biografías

Checa tu Cartelera