LA PROFECÍA DE LOS JUSTOS

UNA MÁS DE COMPLOTS RELIGIOSOS

Por: Alejandro Leal

Qué mejor que cuando una película puede definirse a sí misma, aunque sea indirectamente como lo hace La Profecía de los Justos (2007), a través de una línea pronunciada por su personaje principal respecto a su rol en esta cinta: “Es como estar protagonizando un best-seller de quinta”. Dicha frase, amén de describir a la perfección lo que vemos, nos remite directamente al espíritu de los bodrios de Dan Brown del que está imbuida la película con sus afanes de complots religiosos.

Esta co-producción entre México y España fue estrenada hace tres años en el Festival de Sitges con su título original, El Último Justo, mismo que fue cambiado para su retardado estreno en los cines mexicanos. La formación de su director, Manuel Carballo, estuvo íntimamente ligada a la Fantastic Factory, casa productora hispana dedicada a la producción de filmes de corte fantastique para el mercado internacional, desempeñando labores técnicas, aunque su interés en la dirección ya había sido expresado al encargarse de la realización del segmento La Última Vida como parte de la versión española del compilado de cortometrajes Diminutos del Calvario (2002).

La ambición de Carballo por dirigir ha sido acogida e impulsada por la compañía mexicana Lemon Films. Fernando y Billy Rovzar le han ayudado a ponerse en pie como realizador, primero a través de la división televisiva de esta casa productora y, finalmente, en su área cinematográfica, siendo el filme que hoy nos ocupa el primer largometraje del español. Debut no muy afortunado dados sus previsibles lugares comunes, así como por la fastidiosa y autoimpuesta insistencia en darle la vuelta al asunto de si la trama se desarrolla o no en México amén de una confusa elección de locaciones de una supuesta realidad urbana que pareciera más un “pueblo bicicletero”.

Teo (Diego Martín) es un fotógrafo de conflictos bélicos que de súbito se ve involuntariamente inmerso en una guerra de fe, siendo perseguido a muerte por una milenaria secta, liderada por El Hombre del Puzzle (Federico Luppi, quien pareciera extraviado buena parte del filme para encontrar el tono de su personaje hacia el final). El pretexto religioso que mueve a la trama es la supuesta existencia de 36 Hombres Justos –siendo Teo uno de éstos–, de quienes depende la subsistencia de la humanidad.

Seguidor de fórmulas, Carballo parece pensar que sin objeto amoroso no hay película y mete con calzador a Miryam (Ana Claudia Talancón, en monótona interpretación). Además, resulta extraña en un ambiente aparentemente mexicano la presencia del Inspector Montero (Antonio Dechent), siendo éste evidentemente un español desempeñándose en la policía local. De lo más rescatable está la brevísima actuación de Pedro Armendáriz Jr. como el avejentado Padre Del Toro y la ominosa presencia del emblemático Brian Thompson como el matón ritual Shein.

La Profecía de los Justos (El Último Justo, España / México, 2007). Dirige: Manuel Carballo. Guión: Manu Díez y Manuel Carballo. Fotografía: Javier Salmones. Música: Zacarías M. de la Riva. Con: Diego Martín, Ana Claudia Talancón, Antonio Dechent, Federico Luppi, Raúl Méndez, entre otros. Duración: 102 minutos.

Director General: Alejandro Leal - Editora en Jefe: Lucía M.Valle

Colaboradores: Perla Schwartz, Leonardo David Leal, Ana Carla Díaz y Mario Villanueva S. Asistente Editorial: Maricela Olmos.

Copyright © 2000-2010 TuCinePortal.com - Prohibida la reproducción parcial o total

Foro

DVD

Promociones

Archivo

Soundtracks

Cine en Libros

Cine en TV

Cine Biografías

Checa tu Cartelera