LA MOMIA: LA TUMBA DEL EMPERADOR DRAGÓN

HAY AUSENCIAS QUE MARCAN LA DIFERENCIA

Por: Alejandro Leal

Con claras referencias al primer emperador de China, Qin Shi Huangdi y su célebre ejército de más de siete mil figuras de terracota (esculturas de barro cocido) halladas en su mausoleo en 1974, la cinta de aventuras La Momia: La Tumba del Emperador Dragón (The Mummy: Tomb of the Dragon Emperor, 2008) tiene como única ancla con la historia esa simple imagen devenida en distorsionada anécdota a partir de la cual los guionistas Alfred Gough y Miles Millar construyen su propio mito, pretexto para continuar una franquicia que, vista en retrospectiva, tuvo sus mejores momentos en las dos producciones anteriores, La Momia (The Mummy, 1999) y La Momia Regresa (The Mummy Returns, 2001), e incluso su derivado El Rey Escorpión (The Scorpion King, 2002).

Dada la cronología de la saga, la primera entrega tuvo lugar en 1924, la segunda en 1933 y esta tercera en 1946, sin embargo las décadas parecen no causar estragos en el siempre juvenil Rick O´Connell (Brendan Fraser), no obstante que en esta ocasión su hijo Alex (el australiano Luke Ford, de 27 primaveras) tiene 21 años. Por su parte la esposa de Rick, Evie, se ve ya muy viajadita en esta nueva encarnación del personaje a cargo de una muy incómoda María Bello en sustitución de Rachel Weisz, quien decidió no reincorporarse al elenco y a quien se extraña en pantalla dada la chispeante química que había entre ella y Fraser… En verdad que hace mucha falta y en buena medida su ausencia marca la diferencia.

Si bien la franquicia se debe a un concepto genérico que alude directamente a eso que se entiende por momias vueltas a la vida, el mayor inconveniente en esta tercera parte es que el villano en cuestión, el emperador Han (Jet Li), no es técnicamente una momia sino un ruin emperador obsesionado con la eternidad, embrujado por Zi Yuan (Michelle Yeoh), una hechicera que lo convierte en una escultura de alguna especie de aleación mágica (nótese que no es de terracota como su ejército), con el único defecto de que puede ser resucitado, lo cual sucede y no sólo eso sino que una vez reanimado controla todos los elementos y puede activar a sus guerreros de barro.

Con un endeble desarrollo argumental y una floja dirección a cargo de Rob Cohen (el realizador de las dos primeras cintas, Stephen Sommers, le cedió la silla de director), la película sólo tiene un gran golpe que llama la atención y eso porque no se espera: la sorpresiva intervención de un grupo de bravos Yetis en el Himalaya. Si se hiciera una película con estos Yetis de seguro la vería; otra de la Momia de Cohen y con Bello, no estoy tan seguro.

La Momia: La Tumba del Emperador Dragón (The Mummy: Tomb of the Dragon Emperor, Estados Unidos, 2008). Dirige: Rob Cohen. Guión: Alfred Gough y Miles Millar. Fotografía: Simon Duggan. Música: Randy Edelman. Con: Brendan Fraser, María Bello, Luke Ford, Jet Li, Michelle Yeoh, entre otros. Duración: 112 minutos.

Director General: Alejandro Leal

Editora en Jefe: Lucía M.Valle

Colaboradores: Ana Carla Díaz, Francisco Javier Quintanar, María Lourdes Alvizo, Mario Villanueva S. y Perla Schwartz

Copyright © 2000-2008 TuCinePortal.com - Prohibida la reproducción parcial o total

Foro

DVD

Promociones

Archivo

Soundtracks

Cine en Libros

Cine en TV

Cine Biografías

Checa tu Cartelera