LA CRUDA VERDAD

ENTRE LA ACIDEZ Y EL ROMANTICISMO

Por: Perla Schwartz

No cabe duda de que los opuestos se atraen, es de esas leyes un tanto inexplicables de la vida. Al principio puede haber toda clase de desacuerdos y piques, aunque conforme la relación evoluciona existe la posibilidad de que ambos terminen juntos y felices. Ello vuelve a quedar patente de nueva cuenta en la comedia La Cruda Verdad (The Ugly Truth) de Robert Luketic (Legalmente Rubia), un experto artesano de la comedia romántica, alguien que conoce a fondo todas las convenciones de este género cinematográfico.

Sin mayores aspavientos estamos ante una comedia romántica bien delineada que cuenta con un sentido del humor ácido, en ocasiones políticamente incorrecto, sobre todo cuando interactúa la pareja protagónica conformada por Abby (Katherine Heigl), una exitosa productora de televisión, y Mike (el carismático Gerard Butler), quien es conductor de un programa de problemas para las parejas, manejándose siempre desde una óptica irreverente.

Se evita lo escatológico, elemento que se maneja en comedias recientes, aunque hay partes en que se maneja un lenguaje altisonante que por fortuna no molesta porque se impone el desarrollo ameno de la historia así como la química y buen desenvolvimiento de Heigl y Butler.

La anécdota es por demás sencilla. Si Abby es triunfadora en lo profesional no le sucede lo mismo en su vida personal, le hace falta un hombre, está desesperada por tenerlo pero da un traspié tras otro, su única compañía es su fiel gato D´Artagnan, quien con una de sus patitas puestas sobre el control de la televisión la hace ver de modo accidental el programa de Mike, sin imaginar que ambos serán compañeros de trabajo y con el tiempo algo más.

Sin entrar en más detalles, Luketic entrega una comedia graciosa, aunque con un final convencional, que hace las delicias del espectador que asiste al cine a despejarse y olvidarse de sus problemas cotidianos. Una comedia bien filmada que cumple su cometido de incitar a la risa y a la diversión. Muestra cómo las alianzas en la vida se pueden consolidar si se trabaja contra viento y marea, y que el axioma de “la cruda verdad” es más que certero.

Una de las secuencias más hilarantes de La Cruda Verdad es cuando Abby llega a una cena de negocios en un restaurante y experimenta más de un orgasmo debido a que el control del dildo que le regaló Mike cayó en manos de un chiquillo travieso.

En suma, ésta es la comedia ideal para que las tensiones se aligeren y se disfrute un cine bien hecho.

La Cruda Verdad (The Ugly Truth, Estados Unidos. 2009). Dirige: Robert Luketic. Guión: Karen Mc Cullahetz y Kristen Smith. Música: Aarón Zigman. Fotografía: Russell Carpenter. Con: Katherine Heigl, Gerard Butler, Kevin Conelly, Steve Little, entre otros. Duración: 95 minutos.

Director General: Alejandro Leal - Editora en Jefe: Lucía M.Valle

Colaboradores: Ana Carla Díaz, Mario Villanueva S. y Perla Schwartz. Asistente Editorial: Maricela Olmos.

Copyright © 2000-2009 TuCinePortal.com - Prohibida la reproducción parcial o total

Foro

DVD

Promociones

Archivo

Soundtracks

Cine en Libros

Cine en TV

Cine Biografías

Checa tu Cartelera