IRON MAN: EL HOMBRE DE HIERRO

VERTIGINOSO E IMPECABLE EJERCICIO DE FIDELIDAD AL COMIC

Por: Alejandro Leal

En marzo de 1963 el número 39 de la historieta Tales of Suspense vio el surgimiento de uno de los superhéroes más sólidos del universo de Marvel Comics: Iron Man, primera aparición desarrollada con una historia de Stan Lee, guión de Larry Lieber y dibujos de Don Heck, personaje que ha subsistido desde entonces con un bajo perfil –quizá con excepción de la serie de dibujos animados de 1966– hasta que el nuevo milenio le revive a través del cine con Iron Man: El Hombre de Hierro (Iron Man, 2008), una vigorosa adaptación a cargo del realizador Jon Favreau, quien luego de una filmografía menor se saca la espina al aplicar todo su esfuerzo, ganas y habilidades para ofrecernos un impecable ejercicio de fidelidad al comic a través de una esmerada reinterpretación que exuda adrenalina.

La intensidad que Favreau imprime en prácticamente cada secuencia del filme, de principio a fin, hace de éste un vertiginoso tour de force en el que la aventura y la acción se conjugan con un ánimo de poder imperante que es el espíritu que anima a la trama; vorágine visual, musical y de efectos especiales que tiene un justo equilibrio gracias al cual es tan disfrutable la película. Parte importante de dicho divertimento recae en el cinismo del personaje protagónico, Tony Stark, interpretado con desfachatez por Robert Downey Jr., quien gozosamente moldea al rol con una personalidad para la cual la megalomanía galopante es el eje central. Su Tony Stark es odiosamente encantador, personalidad cuya apasionada egolatría hace de éste sencillamente irresistible de seguir por entre su camino a la redención (con todo y la cual, afortunadamente, no abandona su estilo).

Tony Stark es un poderoso industrial que ama su negocio: el armamentismo (mientras más destructor mejor, en nombre y a favor del american way, por supuesto). Tras una demostración de su nueva línea de misiles en Afganistán es secuestrado (nótese que la amenaza del comunismo asiático del primer número del comic es intercambiada por el terrorismo árabe) y obligado a construir un símil del arma para sus captores, tiempo que emplea para construir una armadura que le permita escapar (la cual se asemeja a la imagen del Iron Man de las primeras historietas), misma que a su vez protege su corazón, afectado por el ataque por el cual cayó prisionero, auxiliado por otro recluso, Yinsen (Shaun Toub). De regreso en Estados Unidos, Stark replantea su vida y desarrolla una armadura mejorada que ha de convertirlo en superhéroe, apoyado en sus esfuerzos por su fiel asistente administrativa Pepper Potts (Gwyneth Paltrow).

Iron Man: El Hombre de Hierro. Título original: Iron Man. Dirige: Jon Favreau. Guión: Mark Fergus, Hawk Ostby, Art Marcum y Matt Holloway. Fotografía: Matthew Libatique. Música: Ramin Djawadi. Con: Robert Downey Jr., Gwyneth Paltrow, Terrence Howard, Jeff Bridges, Shaun Tour, entre otros. Duración: 126 minutos. Estados Unidos, 2008.

Director General: Alejandro Leal

Editora en Jefe: Lucía M.Valle

Colaboradores: Ana Carla Díaz, Francisco Javier Quintanar, María Lourdes Alvizo, Mario Villanueva S. y Perla Schwartz - Asistente Editorial: Maricela Olmos

Copyright © 2000-2008 TuCinePortal.com - Prohibida la reproducción parcial o total

 

 

BÚSQUEDA EN TuCinePortal.com powered by FreeFind

Foro

DVD

Promociones

Archivo

Soundtracks

Cine en Libros

Cine en TV

Cine Biografías

Checa tu Cartelera