LA FAMILIA SAVAGE

LAS SUTILEZAS DEL HUMOR NEGRO

Por: Perla Schwartz

No es una decisión fácil internar a un ser querido en un asilo de ancianos, los sentimientos de culpa suelen asaltar a quien toma dicha decisión, se trata de un proceso doloroso. ¿Pero que se hace cuando alguien ya es viejo y no tiene la capacidad de cuidar de sí mismo?, ¿Cuál es la solución? Tales son las dos grandes interrogantes que de modo sensible e inteligente plantea el largometraje La Familia Savage (The Savages), dirigida y escrita por Támara Jenkins y que no es ninguna casualidad que produzca Alexander Payne (Entre Copas).

Cinta de cine independiente norteamericano que tiene un tinte cotidiano, que se agradece, que es crítica y conmovedora a un mismo tiempo, cinta rebosante de un ácido sentido de humor negro, ese que es corrosivo y que invita a la reflexión, mucho más incisiva que Lejos de Ella de Sarah Polley, que se queda en un estrato light y hasta complaciente.

Tras dos décadas de ignorar a su padre (un estupendo Philip Bosco), los hermanos Jon (Philip Seymour Hoffman), y Wendy (una plausible Laura Linney), se ven en la disyuntiva de internar a su padre tirano, quien padece demencia senil en un asilo de ancianos, y de ese modo inconcientemente precipitan su muerte.

Jon es maestro de filosofía no es gratuito que sea estudioso de Brecht como el dramaturgo alemán él pone distanciamiento emocional a sus sentimientos, en tanto Wendy es una dramaturga un tanto frustrada que temporalmente trabaja en una oficina, que recibe ayuda gubernamental para sobrevivir, ella está más atribulada por el tiempo de vida que le resta a su padre.

Ambas profesiones de los hermanos están muy bien elegidas en el sentido que el teatro como la vida son escenarios paralelos de los conflictos existenciales, que en muchas ocasiones parecen totalmente antagónicos e irresolutos.

Además sostiene una relación con Larry (Peter Friedman), un hombre casado, a pesar de que está conciente que éste nunca se va a separar de su esposa y se resigna a recibir migajas de amor y esporádicas visitas de su amante, quien inicialmente fuera su maestro en la universidad.

Jenkins traza a sus personajes con todas las contradicciones que caracterizan al ser humano, Wendy y Jon son dos hermanos que se quieren y se odian a un mismo tiempo, dos hermanos que compiten por mostrar sus inteligencias respectivas, dos hermanos que tienen que unirse para lidiar con un trance de la vida, muy doloroso y desgarrador. Por fortuna Hoffman y LInney sostienen un duelo actoral que mantiene al espectador en vilo en el transcurso de una película que sabe combinar el drama y la comedia, de manera equilibrada, empezando por la música melancólica elegida.

La Familia Savage no busca ofrecer soluciones facilistas, ni dar moralejas aleccionadoras, tan s´lo se limita a exponer una situación con diálogos inteligentes y en momentos corrosivos. La directora sabe como penetrar en las inseguridades y conflictos que viven las familias cuando se dan esos terribles momentos de decidir que hacer con los viejos.

Hay escenas dignas de destacar como la tortuosa relación que sostiene Wendy con su amante, siempre vigilados por el perro de éste último; las discusiones de los dos hermanos cuando no saben que hacer ante la demencia senil de su padre, la conversación telefónica de Jon desde un motel con su novia polaca, a la que está a punto de expirársele la visa para residir en los Estados Unidos, o cuando Jon y Wendy discuten sobre las becas.

La Familia Savage es de esa películas llamadas pequeñas- en cuanto a su distribución- pero grandes en cuánto a su factura y carga emotiva e interpretativa, es una cinta que muestra el talento de una directora y guionista como Támara Jenkins y un ligero reclamo a que Laura Linney con sus capacidades histriónicas, sea incluida en otras películas.

La Familia Savage. Título original: The Savages. Dirección y guión: Támara Jenkins. Música: Stephen Trask. Fotografía: Mott Hupfel. Intérpretes: Laura Linney, Philip Seymour Hoffman, Philip Bosco, Peter Friedman. Duración: 113 minutos. Estados Unidos, 2007.

Director General: Alejandro Leal

Editora en Jefe: Lucía M.Valle

Colaboradores: Ana Carla Díaz, Francisco Javier Quintanar, María Lourdes Alvizo, Mario Villanueva S. y Perla Schwartz - Asistente Editorial: Maricela Olmos

Copyright © 2000-2008 TuCinePortal.com - Prohibida la reproducción parcial o total

 

 

BÚSQUEDA EN TuCinePortal.com powered by FreeFind

Foro

DVD

Promociones

Archivo

Soundtracks

Cine en Libros

Cine en TV

Cine Biografías

Checa tu Cartelera