EL VIAJE DE TEO

DE LA INOCENCIA Y LA BÚSQUEDA

Por: Perla Schwartz

Conocer a esa madre que ha estado lejana, esa madre que se configura con las herramientas de una memoria que puede ser tramposa, pasar para ello toda una serie de peripecias que desembocarán en un viaje de iniciación, donde se tomará una mayor fortaleza ante la vida.

Tal es la premisa de El Viaje de Teo, tercer largometraje de Walter Doehner (La Habitación Azul), que a partir de un guión de Leo Eduardo Mendoza construye una película que es sensible y delicada, al tiempo que tiene tintes de crudeza para abordar el tema de la migración, desde la mirada de un niño.

Anteriormente Patricia Riggen ya lo había hecho en La Misma Luna, sin embargo Doehner opta por un tono más sobrio y tiene el plus de manejar la entrañable amistad que establece Teo (un sobresaliente Erick Cañete) con Chuy (Andrés Márquez), quedando de manifiesto la importancia de la solidaridad humana en tiempos de adversidad. Una amistad donde ambos niños se apoyan el uno al otro, como si fueran hermanos de sangre.

El Viaje de Teo muestra como un niño percibe el éxodo que varias personas se ven en la necesidad de hacer a la búsqueda de mejores oportunidades. Cuando reaparece en su vida Wenceslao (Damián Alcázar), su padre, el niño se ve en la necesidad de emprender el viaje hacia un destino incierto, ambos intentarán cruzar la frontera de México hacia los Estados Unidos como indocumentados, apoyados por un inescrupuloso pollero (Joaquín Cosío), siendo atacados por la noche para robarlos.

Su padre desaparece, y de repente Teo se encuentra en medio de la noche, atrapado por la nada y la incertidumbre de ignorar que hacer. La inocencia es el hilo conductor de este filme, que sabe deslindarse de un melodrama exacerbado y opta por manejar con sutileza el sentimentalismo, recordándonos a momentos la también entrañable Estación Central de Walter Salles. Doehner opta por poner énfasis en lo cotidiano y en el cómo es posible encontrar gente dispuesta a apoyar al niño, como sucede con María, la madre de Chuy (Arcelia Ramírez), el indocumentado (Silverio Palacios) o el encargado de la Casa del Migrante (Raúl Méndez).

A todo momento, Teo se muestra como un ser que sabe sacar fortaleza y que nunca perderá la ilusión de hallar a su madre de nueva cuenta. Uno de los mayores aciertos fue haber escogido tras un largo casting al niño Erick Cañete como el protagonista, quien despliega una actuación fresca y sumamente convincente, no en vano se hizo acreedor al premio a Mejor Intérprete Masculino en el Festival de Cine de Montreal; asimismo, esta cinta ganó el Premio a Mejor Largometraje de ficción nacional en el Festival Internacional de Cine de la Frontera.

El Viaje de Teo es una película quemuestra otro punto de vista a la migración, tema que ya había sido abordado en filmes como Espaldas Mojadas, El Bracero del Año o Al Otro Lado.

El Viaje de Teo. Dirige: Walter Doehner. Guión: Leo Eduardo Mendoza. Fotografía. Guillermo Granillo. Música. Ely Guerra. Con: Erick Cañete, Andrés Márquez, Joaquín Cosío, Silverio Palacios, Damián Alcázar, Arcelia Ramírez, Raúl Méndez, entre otros. Duración: 99 minutos. México, 2007.

Director General: Alejandro Leal

Editora en Jefe: Lucía M.Valle

Colaboradores: Ana Carla Díaz, Francisco Javier Quintanar, Julia Elena Melche, Mario Villanueva S. y Perla Schwartz

Copyright © 2000-2008 TuCinePortal.com - Prohibida la reproducción parcial o total

Foro

DVD

Promociones

Archivo

Soundtracks

Cine en Libros

Cine en TV

Cine Biografías

Checa tu Cartelera