EL SECRETO DE SUS OJOS

 

CAUTIVA AL ESPECTADOR

Por: Alejandro Leal

El hábil, experimentado e internacional realizador argentino Juan José Campanella ensaya sobre el amor y el thriller en El Secreto de Sus Ojos (2009), filme ganador del Oscar a la Mejor Película en Lengua Extranjera, tour por los recuerdos y los anhelos en el que pasado y presente se conjugan en brillante equilibrio.

Tras jubilarse luego de una larga carrera judicial, Benjamín Espósito (Ricardo Darín) decide escribir un libro acerca de un caso en el que estuvo involucrado en la caótica Argentina de 1974; ello da pie a un melodrama orquestado por Campanella con maestría, al aprovechar la gama de posibilidades que dicho contexto argumental proporciona.

Con cuidados diálogos de natural soltura, la dinámica entre el elenco fluye de manera óptima: Ricardo Darín en profunda interpretación, Soledad Villamil en química perfecta con aquél, y el cada vez más sorprendente Guillermo Francella de cuya conocida labor de comediante ha pasado a ser un actor polifacético cuyo soporte en escena a esta producción es invaluable.

Así las cosas y aunque a nivel de géneros puede más la anécdota amorosa que la policiaca, el balance general de El Secreto de Sus Ojos es a inquietante a la vez que universal a pesar de su localizada historia. Campanella hace con las diversas realidades abordadas un juego de matices que transita con paso firme de lo visual a lo intimista, que indudablementre cautiva al espectador.

El Secreto de Sus Ojos (Argentina / España, 2009). Dirige: Juan José Campanella. Guión: Juan José Campanella y Eduardo Schaperi. Música: Federico Jusid y Emilio Kauderer. Fotografía: Félix Monti. Con: Ricardo Darín, Soledad Villamil, Guillermo Francella, Pablo Rago, Mario Alarcón, entre otros. Duración: 126 minutos.

Director General: Alejandro Leal - Editora en Jefe: Lucía M.Valle - Colaboradores: Perla Schwartz, Leonardo David Leal, Ana Carla Díaz y Mario Villanueva S. Asistente Editorial: Maricela Olmos.

Copyright © 2000-2010 TuCinePortal.com - Prohibida la reproducción parcial o total

DEL AMOR LARGAMENTE POSTERGADO

Por: Perla Schwartz

Un idealista enamorado llamado Benjamín Espósito (un estupendo Ricardo Darín) es el personaje medular de El Secreto de Sus Ojos (2009), el cuarto largometraje del cineasta argentino Juan José Campanella, quien vuelve a dejar constancia de que es un autor total que lo mismo se ocupa de adaptar el guión, en este caso basado en la novela La Pregunta de Sus Ojos de Eduardo Sacheri, que de los detalles de la edición con miras a que la película tenga un buen ritmo, así como de la producción y por supuesto de la dirección.

Campanella (director de algunos capítulos de La Ley y el Orden y Doctor House) sabe encontrar ese punto del equilibrio que debe de prevalecer entre la forma y el fondo del relato. Desde su primer cinta, El Mismo Amor, la Misma Lluvia (1999) su universo fílmico ha girado en torno a la soledad del hombre contemporáneo: aunque éste se encuentre rodeado de su familia y amistades ese hombre que se dará a la tarea de encontrar el amor, con el objeto de poder sobrevivir, deberá de pasar una serie de pruebas que le posibiliten saber quién es en realidad.

De esta temática no se escapa la multipremiada El Secreto de Sus Ojos, que se hizo acreedora al Óscar a Mejor Película Extranjera, así como al Goya 2009 a la Mejor Película Iberoamericana y en el mismo rubro al Ariel 2010. Se trata de una fábula moral enmarcada en un thriller estremecedor, que combina de modo efectivo una historia policial con el relato de un amor silencioso. Ver este filme es como subirse en una especie de montaña rusa, debido al cúmulo de emociones que subyacen en él.

Benjamín Espósito decide convertirse en escritor, tras jubilarse como investigador del Tribunal de Justicia de Buenos Aires. Él está decidido a escribir una novela donde deje constancia de un homicidio que él siguió de cerca años atrás en torno a una joven masacrada por su amante enloquecido, hecho que se convertirá en su leif motiv existencial.

Con inteligencia Campanella juega con dos tiempos: el presente y el pasado. Él crea un rompecabezas para ser armado donde la vida se fusiona con la ficción, donde se deja entrever ese amor platónico que Benjamín siente por su jefa Irene Menéndez (una carismática Soledad Villamil), un amor que no dice su nombre en voz alta pero que se trasluce a través de las miradas que ambos entrecruzan, un amor que permanecerá latente durante años.

La película abre con una muy buena secuencia, en la que el espectador visualiza a un hombre que escribe una novela que ha de contener la complejidad de la existencia humana. El director de El Hijo de la Novia (2001) ofrece una historia de amor, en medio de una trama judicial que contiene asesinatos y corrupción, así como lo que sucedía en la Argentina de la dictadura.

El escenario es un Buenos Aires con calles solitarias y recovecos. Marco idóneo para que Campanella despliegue un gran cine, embebido en una estética clásica que sugiere y conmueve a un mismo tiempo. Los flashbacks a lo largo del filme son sumamente funcionales. El guión sabe mantener el suspense y enigma de una historia que transcurre a lo largo de 25 años. Los rostros de los personajes, sobre todo los de la pareja protagónica, se limitan a reflejar sentimiento y pasión; en tanto, la trama oculta los móviles de los unos y los otros. Nada es lo que parece ser.

También cabe mencionar el desempeño del comediante argentino Guillermo Francella (Rudo y Cursi) en su calidad de amigo cercano de Benjamín, un hombre alcohólico pero que sabe lo que significa la amistad en grado superlativo.

Otro de los grandes valores de El Secreto de Sus Ojos son sus diálogos inteligentes, construidos a partir de un habla cotidiana, una película eminentemente narrativa, aunque en un principio lo visual pese más que la palabra hablada.

Es la historia del proceso de un hombre idealista que cree en la justicia con mayúsculas, pero que la realidad lo muestra como un hombre indeciso para consumar su deseo amoroso más íntimo; él necesita de modo urgente encontrar la verdad que encierran unos ojos para ser capaz de escribir la letra “A”.

Juan José Campanella da una lección de gran cine que combina con maestría el romanticismo, el humor, el suspenso, una recreación fiel de época, el compromiso social y una gran dirección de actores los cuales guardan una equilibrada química en la pantalla.

El Secreto de Sus Ojos es una película redonda hecha con auténtico amor al cine, un filme que se agradece y que tiene el plus de tener más de una lectura para cualquier espectador sensible.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Foro

DVD

Promociones

Archivo

Soundtracks

Cine en Libros

Cine en TV

Cine Biografías

Checa tu Cartelera