EFECTOS PERSONALES

LA NECESIDAD DE SOBREVIVIR

Por: Perla Schwartz

Tras 2 años de estar ausente de la pantalla grande, Michelle Pfeiffer (“La edad de la inocencia”, “Mentes peligrosas”), regresa a la pantalla grande con el drama intimista “Efectos especiales” (“Personal effects”), ópera prima de David Hollander (director televisivo de “The guardian” y “The Cleaner”).

Esta cintase basa en un relato corto de Rick Moody, intitulado “Mansion in the Hill”, y el guión es autoría de Hollander y Moody en una narración morosa que hace énfasis en el proceso emocional de los protagonistas de la cinta, del como recuperarse de la pérdida de un ser querido, cuando éste muere de manera violenta e intempestiva.

Linda Walters (una contenida Michelle Pfeiffer) ha quedado viuda, su esposo fue asesinado en una forma violenta, se encuentra destrozada, amén de que cuida de un hijo adolescente que es sordo y sobrevive decorando salones de bodas. En tanto Ashton Kutcher (“El efecto mariposa”) da vida a Walter, un luchador amateur quien también terminará muy consternado con la muerte de su hermana, pocos días antes de que contraiga matrimonio, también ella fue masacrada.

Ambos se encontrarán en una terapia grupal enfocada a los integrantes de familias que han sufrido una pérdida y que deben de desarrollar su duelo, para poder a enfocar sus objetivos existenciales.

A pesar de sus diferencias de edades, entre Linda y Walter surgirá una complicidad afectiva que los ayudaráa superar ese trance amargo de la vida, por esa necesidad tan imperiosa que hay de sobrevivir.

En momentos también se encontrarán por los pasillos de los juzgados, puesto que ambos reclaman justicia para sus víctimas y no con muchos resultados. Bien se afirma en un momento dado de “Efectos personales” que: “Los sobrevivientes apelan al sistema judicial en busca de un apoyo emocional, en la necesidad de ver aprehender a los culpables, juzgados, sentenciados y castigados. Desafortunadamente el sistema judicial existe para la sociedad, no para los individuos.”

La sencillez y la intimidad son esencia de esta comedia dramática, que tiene algunos grandes momentos, como el ridículo que hace Walter con su botarga de hombre pollo en un local que expende ese tipo de comida y del como su observación del entorno circundante es a través de la breve abertura que ésta tiene.

Asimismo, se agradece mucho la presencia, a pesar de tener un papel muy pequeño de la veterana Kathy Bates (“Misery”, “Algo sobre el señor Schmidt”), como la atribulada madre de Walter quien se hace cargo de su pequeña nieta huérfana o las escenas de gran soledad y desesperanza que vive Linda que cuenta con una muy buena interpretación de la Pfeiffer.

Hollander demuestra sensibilidad para compenetrarse con sus personajes y se apoya en una fotografía de tonos azulados muy bien lograda de Elliot Davis. En suma, “Efectos personales” es un filme que a pesar de ser un poco disparejo, si toca las fibras emocionales del espectador.

“Efectos personales” (“Personal effects”). Estados Unidos, Alemania, 2009. Director: David Hollander. Guión de su autoría y Rick Moody autor del relato “Mansion on the hill”. Fotografía: Elliot Davis. Intérpretes: Michelle Pfeiffer, Ashton Kutcher, Kathy Bates. Duración: 102 minutos.

Director General: Alejandro Leal - Editora en Jefe: Lucía M.Valle

Colaboradores: Ana Carla Díaz, Mario Villanueva S. y Perla Schwartz. Asistente Editorial: Maricela Olmos.

Copyright © 2000-2009 TuCinePortal.com - Prohibida la reproducción parcial o total

Foro

DVD

Promociones

Archivo

Soundtracks

Cine en Libros

Cine en TV

Cine Biografías

Checa tu Cartelera