DULCES SUEÑOS

DEL IDEALISMO ONÍRICO

Por: Perla Schwartz

Gary (Martin Freeman) otrora fue una estrella del pop, él se encuentra atravesando por una severa crisis existencial, se encuentra totalmente torpe y fuera de órbita. Abandona las candilejas del escenario y se refugia en elaborar jingles para su amigote Paul (un estupendo Simon Pegg). Por si fuera poco, está atravesando una profunda crisis de pareja con Dora (Gwyneth Paltrow), ellos forman parte de la historia desarrollada por Jake Paltrow en su ópera prima Dulces Sueños (The Good Night), una película que él ha escrito y dirige.

Un filme que tiene huellas de Woody Allen, Michel Gondry y hasta algo de Spike Jonze. Un filme que busca introducir al espectador a esa frágil frontera que separa el mundo de la realidad con el de los sueños. Es innegable que Paltrow (hijo del ya desaparecido director y productor Bruce Paltrow y la eximia actriz Blythe Danner) si sabe como dirigir a sus intérpretes y logra actuaciones sólidas y convincentes, desafortunadamente el guión tiene una serie de altibajos que afectan al buen desarrollo de este melodrama romántico, que parte de una interesante anécdota pero lo que no logra la plenitud de por ejemplo “Eterno resplandor de una mente sin recuerdos”.

Gary, al ya no poder darle la batalla directa a la vida, llega con un Danny De Vito convertido en una especie de gurú que lo va a guiar para que sus “sueños se conviertan en más lúcidos” y más acordes a sus necesidades existenciales, es tal es el éxito que en su universo onírico se va a encontrar con Anna (una sensual Penélope Cruz) prototipo de la mujer idealizada con la que si esposible encontrar los paraísos del amor, una mujer que se convertirá en su guía para volver a reavivar esas partes sensitivas que Gary tenía aletargadas.

Es precisamente éste refugiarse en un mundo onírico lo que le permitirá a Gary, sentir la vida de una manera diferente, y con mayor intensidad y menos decepciones, asimismo esto le permitirá recuperarse a sí mismo y volver a adquirir fuerza.

Paltrow muestra la situación de la pareja de Dora y Gary con diálogos a la hora de estar en la cama, muy al estilo de Woody Allen, con frases agudas y una que otra ironía, y para poner más énfasis pone el fundido en negro en la pantalla. Este es uno de los grandes aciertos, así como se da la relación con De Vito, quien sí supo superar los baches que le antepuso la existencia.

En suma Dulces Sueños es un interesante debut cinematográfico, la cual se estrenó en el Festival de Cine Sundance del 2007, que si bien no será memorable al paso del tiempo, si muestra que hay un cineasta con potencial a ser desarrollado.

Dulces Sueños (The Good Night). Estados Unidos, Alemania, Gran Bretaña. 2007. Dirección y guión: Jake Paltrow. Fotografía: Giles Nuttgens. Música: Alec Puro. Intérpretes: Martin Freeman, Penélope Cruz, Danny De Vito, Gwyneth Paltrow, Simón Pegg. Duración: 93 minutos.

Director General: Alejandro Leal

Editora en Jefe: Lucía M.Valle

Colaboradores: Ana Carla Díaz, Francisco Javier Quintanar, Julia Elena Melche, Mario Villanueva S. y Perla Schwartz. Asistente Editorial: Maricela Olmos.

Copyright © 2000-2009 TuCinePortal.com - Prohibida la reproducción parcial o total

Foro

DVD

Promociones

Archivo

Soundtracks

Cine en Libros

Cine en TV

Cine Biografías

Checa tu Cartelera