Estrenos

Promociones

 

Soundtracks

Cine en Libros

Cine en TV

Cineclubes

Cine Mexicano

Cine Noticias

Cine Biografías

Checa tu Cartelera

GANA VIDEOS, LIBROS Y MAS REGALOS EN PROMOCIONES -- ¿TE QUIERES ENTERAR DE LO QUE PASA EN EL MUNDO DEL CINE? VISITA TUS CINE NOTICIAS -- LO NUEVO DE LA CINEMATOGRAFIA NACIONAL, EN TU CINE MEXICANO -- TODO ESTO Y MAS SOLO AQUI, EN TuCinePortal.com

Comentarios

Director General: Alejandro Leal

Editora en Jefe: Lucía M.Valle

Colaboradores: Fabián de la Cruz Polanco, Vicente Gutiérrez y Mauricio Chávez

Copyright © 2001-2002 TuCinePortal.com

Prohibida la reproducción parcial o total

Por: Alejandro Leal (ENVIA UN COMENTARIO)
ADEMAS:

EL REY ESCORPION

MENSAJERO DE LA OBSCURIDAD

EL PRECIO DEL SILENCIO

QUIERO SER FAMOSA

LA REVANCHA DE MAX

LEE LA COLUMNA "CON ANIMO DE MOLESTAR"

CHECA EL ARCHIVO

Si bien es cierto que la genialidad dramática de Shakespeare es eterna, también es cierto que no por tomar una de sus obras maestras y llevarla al cine resulta una gran película. Este es el caso de "Otelo" trasladado al más anodino ambiente juvenil estadounidense con el filme titulado simplemente "O", el cual es el apodo con el que es conocido Odin James (Mekhi Phifer), un astro negro del basquetbol en una high school privada y sí, adivinaron, este chavito es el Otelo de la sobrevalorada cinta de Tim Blake Nelson; su Desdémona es una alivianada chamaca blanca llamada Desi (Julia Stiles), hija del decano de la escuela; mientras que Iago ahora se llama Hugo (Josh Hartnett), y es hijo del entrenador Duke "El Duque" Goulding (Martin Sheen).

Hugo es, obviamente, el encargado de sembrar la semilla de los celos en O, quien fácil de manipular le facilita a este moderno Iago toda una serie de intrigas que parecieran chismorreos, los cuales de la mano de Blake y su argumentista Brad Kaaya se van convirtiendo en situaciones cada vez mayormente absurdas que poco a poco parecen más emular a las predecibles y burdas reacciones de "Sé lo que Hicieron el Verano Pasado" que al inteligente drama shakespeariano.

Este "O" ni siquiera le llega a los talones al "Otelo" protagonizado por Laurence Fishburne (Oliver Parker, 1995) con su sagaz Iago (Kenneth Branagh) y mucho menos al encarnado por Sir Lawrence Olivier (Stuart Burge, John Dexter, 1965). Y como actualización o reinterpretación del espíritu shakespeariano está muy lejos de la refrescante visión del "Romeo y Julieta" de Baz Luhrmann (1996) o del alucinante "Titus" de Julie Taymor (1999). Ni siquiera ayuda la experiencia shakespeariana de Julia Stiles, quien al lado de Ethan Hawke fue Ofelia en el posmoderno "Hamlet" de Michael Almereyda (2000), y cuya interpretación de una relación interracial fue más creíble en "Save the Last Dance" (Thomas Carter, 2001).

"O" es un mal digerido resumen llevado a un ambiente que pudo haber dado para más, ya que ni siquiera se ahonda en los conflictos raciales propios de la sociedad estadounidense y, en cambio, se beneficia una especie de perspectiva de la degradación de los herederos de una sociedad privilegiada a través del microcosmos de esta escuelita "nice", sin embargo este concepto se da muy a medias, como de pasadita, y nos surge como posible lectura final ya luego de rascarle demasiado para tratar de descifrar si Blake quiso expresarnos algo de interés.

A fin de cuentas, "O" no es Otelo, ni una oportunidad para ver algún conflicto racial ni una concreta crítica a la falta de valores de los "niños bien" estadounidenses. Pudiera haber sido las tres cosas, o por lo menos una versión más fiel a Shakespeare, eso sí podía (y debía) haber sido.

Un dato curioso: las iniciales del personaje protagónico son O.J. igual que O.J. Simpson (¿recuerdan? ¿ese famoso ex jugador de futbol americano que asesinó por celos a su esposa?). Coincidencia o no, ahí sí podría haber un retrato más cercano de los horrores de la vida real estadounidense que la pretendida semejanza (y es que en serio sería demasiado favor llamarla adaptación) con el "Otelo" de Shakespeare.

(Estados Unidos, 2001) Dirige: Tim Blake Nelson. Guión: Brad Kaaya. Fotografía: Russell Lee Fine. Música: Jeff Danna. Con: Mekhi Phifer, Josh Hartnett, Julia Stiles y Martin Sheen, entre otros. Duración: 95 minutos.